945 56 10 68
fotokalea@gmail.com

Entrevista a María Moldes

ENTREVISTA A MARÍA MOLDES

“Lo que más me gusta de mi fotografía es cuando la estoy haciendo. Después no vuelvo a sentir la misma emoción al verla”

El sábado 2 de junio por la tarde disfrutaremos en ‘FotoKalea’ de la fotografía urbana de la fotógrafa gallega enamorada de la luz del Mediterráneo María Moldes, que realiza un tipo de fotografía muy personal y atractiva con su teléfono móvil. Nos enseñará cómo imprimir nuestro sello personal en nuestras fotografías.
 
Antes, vamos a conocerla a ella 🙂

POR SANDRA REMÓN

Una gallega, que vivió unos años en Alicante y ahora viene a Vitoria desde Madrid. ¿Qué te ha dado la fotografía urbana en cada lugar?

María Moldes – En Galicia prácticamente no he hecho este tipo de fotografía. Hace bastantes años que no vivo allí.
 
Alicante me ha dado muchísimo. La luz que tiene es difícil de igualar. Te permite salir casi todos los días.
 
Hace que parezca que la calle es un escenario preparado para ser fotografiado. Además, para mí es una zona de excesos y contrastes, lo que me ha dado mucho juego para mi discurso. Sigo yendo mucho por allí.
 
En cuanto a Madrid, aunque más difícil de acotar, tiene infinitos temas sobre los que trabajar.

¿Cuándo y cómo descubriste tu pasión por la fotografía?

María Moldes – La fotografía me ha interesado siempre, pero fue en un viaje que hice de seis meses por Asia cuando me enganché definitivamente, estaba 24 horas con la cámara colgada haciendo y viendo fotos sin parar.
 
Ahí fue donde realmente encontré el tipo de composición y de luz que me gusta y descubrí el potencial expresivo que tiene la fotografía.

¿Cuánto tienes de psicóloga y cuánto de fotógrafa?

Haber estudiado Psicología sólo es una muestra de mi interés por el comportamiento humano. Me ha dado ciertos conocimientos, pero no es algo que me defina.
 
Es más, si diera marcha atrás en el tiempo, estudiaría Filosofía o Bellas Artes. A día de hoy, siento que tengo mucho más de fotógrafa que de psicóloga. 

 

“Estudié Psicología, pero siento que tengo mucho más de fotógrafa que de psicóloga”

 

“Aunque estudié técnica, iluminación… me sigo considerando autodidacta porque en mi trabajo los factores técnicos no son lo más importante”

¿Cómo ha sido tu formación como fotógrafa?

María Moldes – Aunque me concedieron una beca de formación por un año en la escuela Mistos de Alicante con la que pude estudiar técnica, iluminación etc… me sigo considerando autodidacta, porque en mi trabajo los factores técnicos no son lo más importante, sino que lo es mi discurso.
 
Y eso lo he ido desarrollando leyendo ensayos de fotografía y arte, en visionados, charlas, talleres de diferentes artistas y con la gente del sector a la que he ido conociendo.

¿Cómo llegaste a la escuela Mistos tras estudiar Psicología?

En mi cabeza siempre estuvo hacer algún curso de fotografía, pero nunca encontraba tiempo para hacerlo. Al llegar a Alicante a vivir, tuve la oportunidad y no lo dudé.
Para mí fue muy enriquecedor porque, además de los conocimientos que pude adquirir, me encontré con un grupo de gente con la misma pasión por la fotografía. Eso hizo que nos potenciáramos los unos a los otros.

Creo que son muy importantes las sinergias que se crean cuando te relacionas con gente con las mismas inquietudes.

¿Cómo aplicas tus conocimientos en Psicología en tus fotografías?

Mis conocimientos en Psicología los aplico de manera inconsciente. No es algo que tenga en mente en el momento en el que trabajo.
 
Tiene mucho más peso lo que he podido leer por mi cuenta de filosofía, pero está claro que en nuestras fotografías van implícitos todos los conocimientos, vivencias, intereses, referentes que tenemos.
 
Es algo que no se puede evitar.

Haces más fotos con tu iPhone que con tu cámara. ¿Por qué?

María Moldes – En los últimos trabajos sí, porque me parecía que podía experimentar más con el móvil que con una cámara clásica, además de que para mí es importante que se sitúen mis imágenes en esta época.
 
Ahora, gran parte de las imágenes que ve y hace la gente son con el móvil. Estamos muy hechos a ese tipo de imagen y yo quiero que mis imágenes tengan ese sello de este momento.
 
Otro motivo es el hecho de poder colgar a tiempo real las fotos o vídeos en redes sociales, poder crear una comunicación directa con la gente que sigue mi trabajo.

¿Qué es lo que más te gusta de tus fotos y por qué?

Lo que más me gusta de mi fotografía es cuando la estoy haciendo. Después no vuelvo a sentir la misma emoción al verla.
 
Sólo con algunas de ellas, muy pocas, tengo una atracción que hace que me guste seguir mirándolas.
 
Pero no tengo muy claro qué es lo que me atrae. Es algo visceral. Quizás el color o la potencia.

¿Cómo defines tus fotografías?

Mi fotografía es un mensaje crítico, inconformista, melancólico, irónico y en cierto modo naif de cómo veo yo esta época.

¿Cómo y cuándo diste con tu estilo? ¿Cuándo dijiste “tengo que seguir por aquí”? ¿Hubo una foto concreta?

María Moldes – Curiosamente, cuando empecé a hacer fotos con el móvil fui encontrando mi sello personal.
 
El móvil me permitía experimentar con encuadres diferentes, acercarme mucho a la gente, hacer fotos en sitios inverosímiles… consiguiendo hacer una fotografía un poco diferente a la clásica, menos perfecta a nivel técnico, pero más fresca y actual.

¿Cuál es la pregunta que con más frecuencia te hacen otros fotógrafos / estudiantes de fotografía y qué les respondes?

Lo que más me preguntan es cómo he hecho algunas fotos en concreto, normalmente porque parecen hechas desde muy cerca o porque su encuadre es extraño, suelo contar cómo las he hecho, pero en reaidad me gusta ese punto de misterio que produce no tener claro dónde está situado el fotógrafo.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Esta primavera empezaré un nuevo trabajo en Galicia, pero todavía está demasiado en ciernes para hablar de él.

¿Cuál es tu meta como fotógrafa?

A mí la fotografía me llena por sí misma, con lo que me conformaría con poder seguir haciéndola.
 
Si, encima, le gusta a la gente y te da cierto reconocimiento, pues mejor, pero no me planteo ninguna meta en concreto.
 
Yo trabajo y dejo que me vayan llegando las cosas.

 

“Me gusta ese punto de misterio que produce no tener claro desde dónde he hecho la foto”

 

“No tengo Síndrome de Diógenes fotográfico. Las fotos mediocres acaban estorbando”

Por cierto, ¿qué fue lo primero que pensaste al recibir nuestra invitación para ser ponente en el ‘I Simposio Nacional de Fotografía Urbana FotoKalea 2018?

Si te digo la verdad, lo primero fue alegrarme de que sea en Gasteiz. Siempre he conectado mucho con la gente del País Vasco.

Lo segundo, que siempre es gratificante que te llamen para algo así. Te hace sentir que gusta lo que haces.

¿Cuáles son los fotógrafos urbanos en los que te inspiras / admiras?

María Moldes – Admiro a muchos fotógrafos no necesariamente urbanos como Alex Prager, Ricardo Cases, Viviane Sassen, Fontcuberta… pero si tengo que elegir uno urbano, sería Bruce Gilden sin duda.

¿Qué llevas en tu mochila cuando vas de urbanas?

Poca cosa: una cámara compacta, el móvil, baterías, un bolígrafo, papel y auriculares para oír música. Siempre trabajo con música.

¿Qué recomiendas a los fotógrafos y aficionados que empiezan en este mundillo de la fotografía urbana?

Les recomendaría que si no sienten pasión por esto, lo dejen.
 
Y si la tienen, que tengan fe ciega en lo que hacen. Que sean constantes.

¿Cuántas fotos calculas que has hecho en tu vida?

No tengo ni la más remota idea.

¿Cuántas fotos tienes en tu disco duro?

Tampoco lo sé. Lo que no tengo es Síndrome de Diógenes fotográfico.
 
Cada cierto tiempo repaso los discos duros y desecho todas las fotografías que no considero buenas. Las fotos mediocres te acaban estorbando.
 
Prefiero quedarme con las mejores porque hacen que mi nivel de exigencia sea cada vez un poco más alto.

¿Cuál ha sido el premio que más ilusión te ha hecho y por qué?

Más que premios, lo que más ilusión me hace es cuando algún fotógrafo al que admiro dice que le gusta lo que hago.
 
También ahora en concreto estoy muy ilusionada con haber sido seleccionada para exponer en el ‘Festival Circulation(s) de París’, el festival de fotografía joven más importante de Europa, el próximo marzo.