945 56 10 68
fotokalea@gmail.com

Entrevista con Alberto Verdú

ENTREVISTA CON ALBERTO VERDÚ

“La fotografía de calle es un acto muy solitario”

POR SANDRA REMÓN

El domingo 3 de junio por la tarde tendremos la suerte de aprender a trabajar la escena y
filtrar la hoja de contactos en ‘FotoKalea’ de la mano de Alberto Verdú, fotógrafo urbano con toda una vida de experiencia haciendo foto de calle y enseñando a hacerla.
     
Para él, un buen fotógrafo tarda muchos años en dominar o controlar la fotografía de calle. Aquí interviene la técnica y es obvio que ésta se debe conocer a fondo. Después, ya se aprende a entender dónde hay una escena potente, que tenga un tema que refleje lo que quiera uno expresar. Luego, uno debe anticiparse y trabajar la escena con el fin de obtener la fotografía buscada. Pero esto no queda ahí, ya que haciendo correctamente uno de los actos mas importantes -como es la edición fotográfica-, nos llevará a escoger la mejor imagen bien, sea in situ o en la hoja de contactos.
       
Él nos hablará de todo ello en su ponencia. De cómo anticiparse y ver una imagen antes de que suceda; de cómo seleccionar, localizando en la hoja de contactos la fotografía válida; de cómo no hay que conformarse, y trabajar la escena para lograr la imagen que buscábamos; y de cómo agrupar momentos para, con la edición fotográfica, llegar a un proyecto.
        
Pero ahora, ¡vamos a hablar con él, sobre él! 🙂

Te diplomaste en fotografía digital en la facultad. Cuéntanos eso 🙂 Previamente, ¿habías estudiado algo relacionado?

Alberto Verdú – Yo vivo en Monóvar (Alicante) que tiene unos 12.000 habitantes y hace 25 años aprender fotografía era relativamente complicado, a no ser que vivieras en una gran ciudad, ya que escuelas no existían tantas como ahora, ni tampoco Internet, así que era una cuestión de ser autodidacta y comprar muchos libros. Y, de vez en cuando, lo que sí aprovechaba era para realizar talleres con los fotógrafos que para mí eran referentes. Más adelante, decidí ser fotógrafo profesional y es cuando me diplomé en la Universidad de Valencia, en el apartado de Fotografía Digital y Tratamiento de la Imagen.

También eres profesor de fotografía. ¿Cómo surgió?

Siempre me ha gustado la docencia. Sobre todo, compartir, ya que en mi época de aprendizaje no había las facilidades que hay ahora. Comencé trabajando para el ayuntamiento de mi ciudad, impartiendo cursos para el Área de Juventud. Y hasta hace poco estuve en la Escuela Mistos de Alicante, donde impartía talleres de Fotografía Urbana y Fotografía Social. Pero ahora he hecho un impasse para centrarme en mis proyectos personales y trabajo profesional.

Tienes tu propio estudio de fotografía…

Sí. Decidimos montar nuestro propio estudio aquí en Monóvar, donde nos dedicamos básicamente a la fotografía social (bodas, bautizos y comuniones).

Pese a tener estudio, eres más de fotografiar con luz natural.
¿Cómo aplicas tu pasión a la foto urbana a tus reportajes comerciales?

Creo que esto es una cuestión de retroalimentarse de las dos cosas. Muchas veces, situaciones que encuentro en la calle las empleo en los reportajes y viceversa ya que, como dicen, las bodas son como la vida misma.

 

“Cuando el estudio está más flojo, en enero y febrero, me organizo para realizar proyectos personales y crear obra o viajar”

   

Te sientes en tu salsa en la naturaleza, escuchando jazz, a los Rolling, rodeado de tu familia, comiéndote una buena paella valenciana, pintando cuadros abstractos… ¡y fotografiando bebés, peques en el día de su comunión y a parejas en su día más especial! Te gusta exprimir la vida y hacer tus fotos te llena… Comparte con nosotros cómo concibes la vida, la fotografía…

Pues, como se dice, la fotografía es mi vida porque me ayuda a ser mejor persona, porque vivo de ella, porque me hace feliz y a la vez me da muchos quebraderos de cabeza y eso es bueno. Porque conozco a personas y situaciones que, de no haber tenido una cámara, jamás las hubiera vivido. Porque me recuerda que los comienzos no fueron fáciles, pero me sirvieron para ser más fuerte. Y ya paro, que habría miles de motivos para reflejar que lo que es para mí la vida=fotografía.

¿Cómo te organizas tu día a día fotográfico con esta triple vertiente de fotógrafo profesional, fotógrafo de calle, profesor…?

Pues es cuestión de aprovechar el tiempo. Desde hace unos años decidimos aflojar un poco en el trabajo, ya que no teníamos prácticamente vida social. De todas formas, siempre hay épocas en que el estudio está más flojo, como son los meses de enero y febrero, cuando me organizo para realizar los proyectos personales o crear obra y viajar durante esas fechas, cuando encima encima la luz es la que más me gusta del año. O, si no, saco tiempo de donde puedo.

Has realizado numerosas exposiciones. ¿Cómo surgió la primera y cómo fueron llegando las siguientes?

La primera la recuerdo con mucho cariño, ya que fue un trabajo sobre las Fiestas de San Fermín en Pamplona, donde recuerdo que utilicé película de 3200 ISO en blanco y negro y luego las revelé en el laboratorio de casa, dándoles un pequeño virado al selenio. Las demás han ido llegando poco a poco, tocando diferentes temas pero siempre con la calle por en medio.

Háblanos de Paola…

Ésta es la respuesta mas fácil de todas: es mi pareja. Es más que el 50% de nuestra marca ‘Alberto Verdú Fotografía’. La cara visible del negocio. La que me soporta en mis momentos de crisis fotográfica. Mi compañera de viaje. En fin… una parte muy importante de mi vida.

Tienes que estar muy orgulloso de la gente que te rodea. Cuando anunciaste tu ponencia en ‘FotoKalea’, que fue noticia en tu tierra, recibiste más de 200 enhorabuenas…

Hay mucha gente que me quiere y me apoya, y eso siempre es de agradecer.

“Lo importante es el camino no el fin. Cuando publicas o te presentas a un concurso, ya no depende tanto de ti, por eso preocúpate de estar feliz con lo que haces y ya el tiempo dirá”.

Para salir a hacer fotografía de calle, ¿prefieres ir sólo o disfrutas más en compañía?

La fotografía de calle, y supongo que en general, es un acto muy solitario. Otra cosa es en el momento de la edición, que quizás la compañía sea mejor, aunque la última opinión sea la nuestra.

¿Cómo defines tu estilo en la foto de calle?

La verdad es que no lo sé. Mucha gente me ha dicho que en cuanto ve una foto mía, la reconoce. Pero no sé si esto es del todo cierto, ya que no soy muy partidario de las etiquetas y los estilos. Según el trabajo, utilizó un lenguaje visual diferente.

¿Qué es lo que más te hace disfrutar de tus jornadas de fotografía urbana?

Para mí, lo que puede suceder a la vuelta de la esquina. Esa intriga es lo que me fascina de la fotografía de calle.

¿Qué te ha dado la foto?

Pues que si volviera a nacer, sería otra vez fotógrafo.

¿Cuál es tu próximo reto?

De momento ir asentando los proyectos personales y seguir disfrutando de mi trabajo.

¿Qué consejo darías a los aficionados que empiezan a hacer foto urbana pero todavía les da vergüenza, no creen que sus fotos sean lo suficientemente buenas como para compartirlas…?

Soy muy malo dando consejos, pero el que me sirve siempre es que lo importante es el camino no el fin. Cuando publicas o te presentas a un concurso, ya no depende tanto de ti, por eso preocúpate de estar feliz con lo que haces y ya el tiempo dirá.

¿Qué me quieres contar que no te haya preguntado ya?

Pues que nos vemos en Vitoria, con muchas ganas de compartir y conocer a nueva gente.

¡Gracias Alberto!

A vosotros, por confiar en mí.